Loading...

En mi libro “Aplicaciones prácticas del Modelo EFQM de Excelencia en Pymes” estudio la aplicación concreta del mismo a empresas concretas y en varios periodos de tiempo para ver la evolución de las mismas.

En mi libro “Aplicaciones prácticas del Modelo EFQM de Excelencia en Pymes” estudio la aplicación concreta del mismo a empresas concretas y en varios periodos de tiempo para ver la evolución de las mismas. En esta ocasión me quiero referir al hecho de que en muchas ocasiones se establece la comparación del Modelo EFQM con la Norma ISO 9001 y, más recientemente, con el Canvas de Osterwalder. Y me quiero referir desde una óptica muy concreta: ¿Es el Modelo un hito más en el proceso de mejora de gestión? ¿Es un paso superior a la ISO 9001? ¿Tiene mayor prestigio el reconocimiento EFQM que la certificación ISO? El tema de fondo que deseo aportar es la constante confusión que se produce entre fines y medios. El Modelo EFQM es un medio en sí mismo, es un Modelo de Gestión de Organizaciones, un medio que la Organización utiliza para ser Excelente. La derivación en fin, es decir en reconocimiento, sello, etc. es consecuencia de aquello y, además, no necesaria. Una organización utiliza el Modelo para la gestión y no es necesario disponer del sello, ni mucho menos. Como consecuencia del seguimiento de las organizaciones en las que vengo colaborando en la introducción del Modelo EFQM como herramienta de gestión, me he detenido en hacer un análisis causa-efecto para determinar grado de utilidad que las empresas le están sacando al Modelo en función de su utilización como fin o como medio. La utilidad la mido en base a resultados palpables en la organización interna, niveles de eficacia en procesos y resultados en general. No hay color. Las empresas que lo utilizan como medio han avanzado mucho, mucho más, en su Gestión interna que las que lo utilizan como fin. Por decirlo en términos cuantitativos asociados al propio modelo, han multiplicado por 1,5 la puntuación de aquellas. Los resultados son mejores claramente en cualquiera de los criterios 6,7,8,9. Pero cabe otra pregunta: ¿Cuántas lo utilizan como medio y cuántas como fin? Aquí mis datos son los siguientes: Entre el 35-45% lo utilizan como fin. Si bien es cierto que dicho porcentaje se reduce cuando se ve con la perspectiva de 8 años y pasan a ser el 25-35% (que no es poco) Conclusión: Una importante cantidad de empresas adoptan el Modelo EFQM de Gestión como un fin en sí mismo (conseguir el reconocimiento, sello), aunque la continuidad en ello las lleva a adoptarlo como medio. Por otra parte, las que lo adoptan como medio consiguen mejores resultados. Por último indicar que hablo de una muestra de 55 organizaciones de diferentes sectores (no son pocas, aunque tampoco muchas). ¿Cuál es tu experiencia, las hay más en el camino del reconocimiento o en el de la aplicación práctica? En este audiovisual resumo algunas de las reflexiones sobre el Modelo EFQM:

Deja un comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si eres un visitante humano o no y para evitar envíos automatizados de spam.
7 + 12 =
Introduce el resultado