Loading...

La innovación es posible sin digitalización (también a la inversa) pero que la digitalización no necesariamente conduce a innovación.

El título bien podría haber sido el de "innovación con digitalización" ya que uno es el todo (innovación) y el otro la parte (digitalización). Otra forma de verlo es que la innovación es posible sin digitalización (también a la inversa) pero que la digitalización no necesariamente conduce a innovación. Así pues, innovación y digitalización no son dos palabras que deben ir unidas solidariamente... aunque convenga utilizar una para lograr la otras. Esta introducción viene a cuento de la creciente presencia del concepto digitalización (o en sus variantes de industria 4.0, IoT, big data, impresión 3Detc.) en todos los medios hasta el punto que parece derivarse el paradigma (verdad aceptada pero no demostrada) de que la innovación se tiene que apoyar en la innovación de forma única. Si bien la digitalización por sí misma es capaz de transformar empresas, sectores y mercados, incluso hacerlo de forma disruptiva, no es menos cierto que ello debe ser la consecuencia de una reflexión sobre el objetivo a conseguir y que siempre es el primer paso (reflexión estratégica) para el proceso de innovación o de cualquier otro. Por otra parte nos encontramos con un tema (la digitalización) en el que los tiempos se acortan de forma vertiginosa, aunque sin olvidar que es un proceso acumulativo, que puede generar pánico por llegar tarde, por perder el tren, etc. que además recorre todos los aspectos de la innovación: producto, proceso, marketing, organización, modelo de negocio. Está siempre presente y puede llegar a ocultarnos el bosque. Es realmente una nueva revolución ya que implica:

  • Las relaciones entre las empresas ha cambiado (globalización, conectividad).
  • Hay disponible un importante stock de conocimiento y de nuevas tecnologías que, además, siguen creciendo.
  • Está afectando a la forma en que las personas actuamos.

Estamos haciendo el tránsito desde la 1.0 (introducción del mecanizado mediante la intervención del agua y el vapor) a las 2.0 (producción en seria división del trabajo y empleo de la electricidad) a las 3.0 (Automatización de las anteriores mediante la introducción de la electrónica) a la 4.0 (digitalización). Así pues se hace necesario, una vez separado ambos conceptos (innovación y digitalización), definir el cómo ponerla en marcha:

  • Ser conscientes de la rapidez de los cambios.
  • Comprender que es un camino de pasos acumulativos.
  • Que es un recurso y no un fin.
  • Que debe estar cimentado por la reflexión estratégica

Para lograrlo se requiere agilidad y ésta es mayor cuando:

  • Se parte del concepto de intraemprendimiento.
  • Unidades separadas a modo de start up dentro de la propia organización.
  • Se separa, en su fase de creación, diseño y lanzamiento, de la unidad productiva que, en demasiadas ocasiones, se focaliza en lo actual y es reacia a los cambios.

Es importante añadir que el nuevo paradigma es totalmente compatible con los conceptos dominantes en los últimos 30 años (Calidad, Lean, control, conocimiento). La puesta en marcha del proceso, como se ha indicado más arriba conviene apoyarlo en el intraemprendimiento de grupo pequeño dentro de la organización, en forma de start up interna y ello implica a las personas. Parece una obviedad pero es necesario recalcarlo: La digitalización no nace de lo digital, nace del conocimiento de las personas:

  • Tenemos más sensores.
  • Tenemos más datos.
  • Más software para analizar los datos e incluso transformarlos en información.
  • Pero se requiere a las personas:
    • Diseñar los sensores.
    • Diseñar el software.
    • Interpretar la información para su transformación en conocimiento y toma de decisiones.

Hacen falta personas preparadas para hacer realidad todo el proceso:

  • Previo:
    • Diseño de necesidades y su transformación en demandas sobre el sistema.
    • Desarrollo del software.
  • Inicio:
    • Definir datos.
    • Tomar datos.
  • Interno:
    • Tratamiento de los datos y su transformación en conocimiento.
  • Salida:
    •  
    • Decisiones

Así pues, tenemos 3 factores determinantes en la digitalización como apoyo a la innovación:

  • El diseño:
    • Saber las necesidades fruto de la reflexión estratégica.
    • Captar y transformar dichas necesidades en requerimientos del sistema.
  • La mecánica:
    • La captación de datos y transformación en información.
    • El nacimiento, expansión y crecimiento en la organización.
  • La interpretación:
    • Enlazar con la reflexión estratégica.
    • Realimentar el sistema

Un verdadero proceso. y en todos ellos intervienen la personas, pero muy cualificadas y en campos nuevos.   ¿Cuál debe ser el enfoque final de la digitalización? ¿De ser 'dirigida' la digitalización?

Deja un comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si eres un visitante humano o no y para evitar envíos automatizados de spam.
10 + 10 =
Introduce el resultado