Loading...

No es fácil delegar, confiar en otras personas cuando ponemos en marcha un proyecto de innovación. Máxime si la idea ha nacido en nosotros. Pero no es menos cierto que formar equipo, participar en el equipo, es una necesidad en la inmensa mayoría de los proyectos de innovación. Uno de los mayores retos con los que se encuentra el líder de innovación es el elegir a los miembros del equipo.

Para mi reflexión asocio emprendedor al que "emprende", al que inicia una nueva actividad, bien bajo la fórmula de nuevo negocio, nueva empresa, nueva actividad desde la perspectiva de autoempleo pero sin menospreciar una posibilidad posterior de crecimiento hasta lograr una micropyme.

Hace unas semanas un amigo y a la vez cliente, Director General de la empresa, me preguntaba directamente, como aquél que pasaba por allí...¿realmente funciona esto de la innovación?, ¿no es una moda más, una especie de milonga que os sacáis los consultores para seguir facturando?

En cualquier equipo de innovación debe existir un líder y ello es una constante en todas las propuestas de diseño de la organización para la innovación.

Esto implica que aquellas empresas que deciden iniciar la actividad con tamaños menores al eficiente podrían verse influenciadas por un factor de desventaja competitiva inicial importante. Este es el punto cardinal que afrontan los emprendedores/innovadores a la hora de iniciar la actividad. Tienen que realizar un recorrido rápido de adaptación del tamaño.

Una de las tareas fundamentales en la gestión de equipos y proyectos es la referida al líder de innovación y la detección temprana de problemas. Máxime cuando dichos problemas son premonitores de cambio.

En primer lugar quisiera diferenciar entre la operativa de la gestión y el estilo de gestión. Se afectan mutuamente pero no son lo mismo. Ello viene a cuento de que al marcar las 3 prioridades del directivo del S.XXI no me estoy refiriendo al estilo sino más bien a las tareas, que con un estilo u otro, tendrá que afrontar.

La gestión de los riesgos es una disciplina que ha ganado muchos adeptos a la vez que ha realizado importantes progresos en los últimos años y especialmente a raíz de la crisis que nos ha hundido estos últimos años. Muchos son los riesgos que acechan pero en esta ocasión me voy a centrar en los 7 riesgos en la estrategia de las organizaciones. Se trata de hacer un repaso a aquellos riesgos, más allá de los más populares y habituales asociados a los financieros y operativos.