Loading...

Una de las tareas fundamentales en la gestión de equipos y proyectos es la referida al líder de innovación y la detección temprana de problemas. Máxime cuando dichos problemas son premonitores de cambio.

En primer lugar quisiera diferenciar entre la operativa de la gestión y el estilo de gestión. Se afectan mutuamente pero no son lo mismo. Ello viene a cuento de que al marcar las 3 prioridades del directivo del S.XXI no me estoy refiriendo al estilo sino más bien a las tareas, que con un estilo u otro, tendrá que afrontar.

La gestión de los riesgos es una disciplina que ha ganado muchos adeptos a la vez que ha realizado importantes progresos en los últimos años y especialmente a raíz de la crisis que nos ha hundido estos últimos años. Muchos son los riesgos que acechan pero en esta ocasión me voy a centrar en los 7 riesgos en la estrategia de las organizaciones. Se trata de hacer un repaso a aquellos riesgos, más allá de los más populares y habituales asociados a los financieros y operativos.

Tom Peters y Robert H. Waterman definen (1984) la excelencia mediante su asimilación a exitosa, es decir aquellas organizaciones que logran un desempeño superior a su competencia. La excelencia significa para Tom Peters: "Calidad al Nivel de Excepcionalidad", nivel o servicio de calidad excepcional; actuación y desempeño excepcionalmente superior.

  Recupero un post previamente publicado en la revista Dir&Ge sobre la necesidad de combinar ambos factores. Combinar el liderazgo y la gestión en innovación. Se suele hablar más de Gestión de la Innovación habida cuenta de tratarse de un Proceso. Pero también se abre camino el concepto de Liderar la Innovación habida cuenta de requerir una orientación clara y concreta. La gestión se ocupa de hacer frente a la complejidad.

Que la innovación implica riesgo parece una frase hecha pero conviene desmenuzarla para sacar provecho de la misma. Tanto la literatura como la realidad experimental que observamos a nuestro alrededor está llena de ejemplos de empresas y sus productos o servicios innovadores exitosos. Pero no es menos cierto que son muchos más los que fracasan y que nunca llegamos a conocer. Cualquier proyecto de innovación puede resultar un fracaso o un éxito, pero es habitual que el éxito sea posterior a diferentes fracasos previos del mismo proyecto.

La verdad es que me resulta complejo hacer un resumen de este tipo, máxime cuando ya son tres años de blog hablando del tema.

McKinsey propone que se reduzcan a tres las ideas o conclusiones más destacadas en cualquier análisis.

La relación de la idea brillante y la innovación puede ser una de las fuentes de innovación, entre las que ya he señalado (siguiendo a P. Drucker como inspiración  “la innovación y el empresariado innovador”):

El liderazgo en la organización virtual es un tema a plantearse como consecuencia de los profundos cambios que se están produciendo en las organizaciones a lo largo del presente siglo. Los cambios en las exigencias de los clientes, las nuevas tecnologías y la rapidez de los cambios está obligando a redefinir el liderazgo a la vez que se concreta la nueva organización emergente. El líder tradicional: