Loading...

El planteamiento del título es, casi con toda seguridad, excesivamente amplio y por ello lo voy a tratar de acotar para poder acometerlo con un mínimo de eficacia.

Lo circunscribo a dos tipos de proyectos que suelen presentarse con frecuencia:

  • Tanto en personas emprendedoras y relativamente jóvenes que han empezado y lanzado su idea con no poco esfuerzo pero que llegan a la conclusión de que aquello no era lo previsto  

  • Así como en otras de edad más avanzada y que creían haber encontrado una cierta estabilidad en su proyecto.

Estos dos segmentos engloban a una gran cantidad de personas que, bien desde el lanzamiento o desde la estabilidad, están presentes entre las activas.

Que el mercado es mucho más complejo, exigente y competitivo no es una novedad y para encontrar oportunidades es imprescindible conocernos a nosotros mismos y qué queremos conseguir. Pero título inicialmente planteado se posiciona en la salida del proceso y no tanto en la entrada, no ha salido bien y hay que tomar una decisión, el "¿qué hago?".

Posiblemente a todos nos ha pasado alguna vez o incluso muchas veces y la acumulación de las experiencias propias y ajenas es la que lleva a realizar estas recomendaciones.

Pues vamos allá: "No ha salido bien mi idea de proyecto, ¿Qué hago?"

  • Primera recomendación: Reflexionar sobre lo sucedido:

    • En este punto es conveniente situarse en un paso o etapa anterior y que podemos denominar de vigilancia del entorno y hacerlo con un enfoque de futuro. ¿qué le ha sucedido a mi idea de proyecto y al entorno con respecto a las previsiones?

    • Otro paso también anterior es el de estar preparado para el cambio o analizar los eventuales riesgos a futuro.

    • Posiblemente en este primer punto haya fallado uno de estos dos temas anteriores (o ambos).

  • Segunda recomendación: Tener claro o replantearse lo que pretendía.

    • Es recomendable realizar un DAFO personal y mantenerlo actualizado.

    • Formarnos en conocimientos técnicos y en habilidades que permitan transformarlos en modelo de negocio o en proyecto concreto. Máxime si se trata de un proyecto con equipo.

    • Al DAFO personal añadirle la reflexión sobre los criterios 1 y2 del Canvas de Osterwalder: Propuesta de Valor (Lo que quiero y sé hacer) y Segmento de Clientes (Para quién) y mantenerlo actualizado.

  • Tercera recomendación: Revisa tu Plan Estratégico.

  • Cuarta recomendación: Planifica las actividades a realizar.

    • Si ya lo habías realizado anteriormente te permitirá ver las actividades que han salido mal, bien por falta de recursos, por problemas de calendario o por no haber logrado lo previsto en los criterios 3-4-6-7-8 de tu Canvas.

    • Si lo haces de nuevo puede ser tan fácil como realizar un Gantt temporal, por semanas por ejemplo, donde ubiques en la primera columna y de forma secuencial las actividades derivadas de cada Línea Estratégica y, en sucesivas columnas, el calendario para cada actividad, los recursos que necesitaras (tiempo, euros, relaciones, etc.) y puntos de control para conocer el grado y éxito en el avance.

    • Llevar un seguimiento semanal analizando las desviaciones para tomar acciones de forma temprana.

  • Quinta recomendación: Ponerse en marcha y analizar constantemente los resultados:

    • Analizar significa volver periódicamente a la primera recomendación y hacer una nueva reflexión en base a lo proyectado (con el foco en la Segunda recomendación) y lo conseguido (desvíos de la Tercera y Cuarta Recomendación).

    • Todo ello con vigilancia constante del análisis de riesgos realizado y teniendo en cuenta los puntos previos ya vistos en la Primera recomendación.

    • Tener definidos indicadores que sirvan para analizar, a tiempos prefijados, la evolución de la idea o proyecto.

Al final y como fácilmente se deduce se trata de aplicar un concepto lógico PDCA, es decir: Planificar, Actuar, Chequear, Analizar... y volver a empezar y hacerlo de forma sistemática.

Estas recomendaciones, obviamente, no vacunan contra el fracaso pero su objetivo básico es disminuir la probabilidad de que suceda o, mejor dicho, aumentar la de éxito.

 

¿Cómo analizas el grado de éxito en el avance de tu idea o proyecto innovador?

¿Qué mecanismos utilizas para incrementar la probabilidad de éxito de tu idea o proyecto innovador?

¿Qué herramientas utilizas para minimizar los errores o fracaso en tu idea o proyecto de innovación?

 

Deja un comentario

To prevent automated spam submissions leave this field empty.